Tratamiento postcesarea ¿sí o no? Indudablemente la respuesta es ¡sí! Y te voy a explicar por qué. El cuerpo está organizado por capas: los órganos están cubiertos por membranas que los protegen, por encima tienen músculos y huesos (ambos cubiertos a su vez por sus propias membranas o fascias), ligamentos, vasos, nervios… y todo envuelto por la capa más superficial que es la piel. Cada una de estas capas debe deslizar sobre las demás para un correcto funcionamiento de todas las estructuras de nuestro cuerpo. Ya simplemente cuando respiramos, se produce un movimiento interno de todos nuestros órganos.

            En cualquier cirugía, todas estas capas se cortan de manera transversal y a la hora de cicatrizar pueden crearse adherencias entre dos o varias de ellas. Esto influye en el movimiento interno de los órganos, entre otras cosas, y puede llegar a alterar su función. En el caso de las cesáreas, podemos encontrarnos dolores lumbares, dolores cervicales y/o de cabeza, dolor menstrual o durante las relaciones sexuales, infecciones de orina de repetición, dificultad para volver a concebir, o alteraciones de la sensibilidad y dolor en la misma zona de la cicatriz, entre otras.

            Es fundamental aprender a automasajearse la cicatriz, pero eso a menudo no es suficiente. Hace varios años que trato cicatrices de cesáreas y mis pacientes siempre me habían contado que notaban cómo en sesión se profundizaba mucho más, notando luego mejoría en la aplicación del masaje en casa. Mi segundo hijo nació por cesárea, y desde la experiencia puedo confirmar que la mayor parte de las veces es aconsejable acudir en algún momento a que alguien externo te haga alguna sesión de tratamiento. Y es que desde fuera llegan un poquito más lejos de lo que llegaríamos nosotras mismas.

            Además, no se trata sólo de trabajar la cicatriz. Para normalizar el sistema, hay que realizar una evaluación y tratamiento globales: revisar la pelvis en su conjunto, la espalda, la cabeza… Ya que el cuerpo es uno sólo y todas las estructuras trabajan de manera coordinada entre ellas.

            Así que si has dado a luz recientemente y especialmente si has sufrido una cesárea, puedes y es muy recomendable que te hagan una revisión. ¿Cuándo debes comenzar tu tratamiento postcesarea? Pues entre 6 y 8 semanas después del parto. Consulta tu caso particular si tienes alguna duda.

            Si además quieres saber en qué consiste una sesión de tratamiento para tu peque, pincha aquí.